Es un defecto de nacimiento que a los hombres que lo padecen les causa mucha vergüenza. Cuatro de cada mil lo padecen y no solo les da problemas a la hora de tener relaciones sexuales o tratar de concebir: también deben orinar sentados.

Esta enfermedad se llama hipospadias. La uretra no se encuentra en la punta del pene sino en la base. Esto hace que este se incline hacia atrás, por lo que orinar de pie se hace imposible y se transmite de padres a hijos y cuando se orina, el líquido sale en la base del pene o en algún lugar, pero menos por donde debería. Por supuesto, los hombres afectados tienen penes más pequeños que el promedio, informa el portal MedlinePlus.

La hipospadias se corrige con cirugía, pero por terror o desinformación, los padres del niño se hacen "cargo" del problema estirando el tubo urinario o con ejercicios que pueden empeorar el problema. Cuando el pene está demasiado curvado, se procede a operar.

Se realizan mil 500 operaciones al año para corregir este problema, pero no todas salen bien. A veces generan problemas urinarios a largo plazo y la cirugía puede dejar cicatrices y deformidades en el órgano sexual masculino, aunque en algunos casos, el adulto puede recuperar su actividad sexual normal.

En la galería: cosas extrañas que se han encontrado en la uretra del cuerpo humano. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.