El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha sido nombrado por la revista Forbes como el Hombre más Poderoso del Mundo por segundo año consecutivo. De acuerdo con la publicación, los editores consideran aspectos como: los recursos económicos, el uso del poder y el impacto que generan en la población mundial.

Y es justamente a nivel mundial, en donde Putin ha causado controversia por sus cerradas políticas en torno a los derechos humanos, al conflicto en Ucrania, entre otros.

¿Esta designación es un premio a sus controvertidas políticas? Al respecto conversamos con el académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, el mexicano Dr. Miguel Ángel Lugo Galicia y también con el académico chileno, Dr. Raúl Sohr, quienes nos dan su opinión al respecto.

¿Por qué Vladimir Putin es el hombre más poderoso del mundo?

"Es un hombre que reúne poder político, económico, liderazgo social y liderazgo geopolítico", comenta el académico mexicano. "No significa que sea democrático o amado por los habitantes de su país".

"Es una visión muy estadounidense", explica el catedrático chileno: "Rusia no es un país tan poderoso, pues tiene un Producto Interno Bruto del tamaño de Italia, el cual es inferior al de Brasil o Gran Bretaña".

¿Cómo se percibe que un presidente ruso sea considerado el más poderoso del mundo, a 25 años de la caída del muro de Berlín?

"Rusia se está recuperando y aprendiendo de los errores del pasado", afirma Lugo Galicia. "Han adquirido un poder de negociación y ya no responden a la primer provocación. Refleja que las naciones y las personas pueden aprender", concluye.

El Presidente Barack Obama ha encabezado esta lista en tres ocasiones. Esta es la segunda ocasión consecutiva en la que el presidente ruso se ubica en la primera posición. ¿Le está "robando" esta posición Putin a Obama?

"Hay que tomar en cuenta que Putin ejerce un liderazgo aproximado al autoritarismo y Obama tiene que pelear con un congreso, ese factor pesa mucho", comentó el catedrático de la Universidad Panamericana.

"El poder autoritario se ejerce a la voluntad absoluta del gobernante", afirma Sohr. "Aunque hayan pasado por un tipo de elecciones, [los gobernantes] tienen un mayor control que el que se tiene en sistemas democráticos; pero esto no es sinónimo de fortaleza, en el fondo son muy frágiles", concluyó Sohr.

¿Qué implicaciones tiene a nivel mundial esta designación?

"No significa absolutamente nada mas que un ejercicio periodístico para vender", afirma Sohr. Por su parte, el Dr. Lugo asegura que "no hay que dejarse llevar por las apariencias. Es importante que haya un respeto a los derechos humanos".