Paola Rivano

Foto:

Según el Tribunal Supremo Electoral, en las elecciones de 2011 votaron el 60.83% de los ciudadanos guatemaltecos empadronados. A pesar de que ese año la población guatemalteca era cercana a los 15 millones de habitantes, llegaron a votar, en segunda vuelta, únicamente 4 millones y pico de ciudadanos.

Es decir que una cuarta parte de la población tuvo el poder de decisión de las elecciones y del futuro de Guatemala. Creo que muchos nos hemos preguntado: ¿Cómo impedir que personas corruptas se apoderen de los sueños de los guatemaltecos? ¿Cómo evitar que al país lo sigan gobernando politiqueros ignorantes que dicen amar a Guatemala, y que al llegar al poder solo les importa llenar sus bolsillos a costa de la salud, la nutrición, la educación y la vida de todos los ciudadanos? ¿Cómo vamos a cambiar un país si no somos parte de él? ¿Cómo vamos a cambiar el futuro de nuestra Guatemala? Hasta que todos votemos.

Hasta que tomemos la responsabilidad de ser ciudadanos, y hacer un cambio por nuestro país. A través de estas palabras, quisiera recordar el concepto de participación ciudadana que se entiende por el “Involucramiento activo de los ciudadanos y las ciudadanas en aquellos procesos de toma de decisiones públicas que tienen repercusión en sus vidas”.

Hoy quisiera hacer un llamado, a quienes no se han empadronado, a inscribirse en los puestos de empadronamiento y ejercer el voto voluntario el día de las elecciones. El problema es que la fecha límite para empadronarse es el 6 de junio. ¡Es decir que quedan únicamente 16 días para inscribirse! (Solo debes llevar tu DPI a los puestos de empadronamiento en Guatemala. Cualquier duda puedes llamar al TSE 2413 0303) Sé que a muchos de ustedes no les interesa votar.

Quizás no creen en la política, o seguramente ningún candidato llena sus expectativas. Probablemente piensan que es una pérdida de tiempo, sin embargo, el voto es la voz del pueblo.

Como dice George Jean Nathan, “los malos funcionarios son electos por buenos ciudadanos que no ejercen su voto”. Votar es un derecho y una obligación con nuestro país. Salgamos a las calles, vayamos a los pueblos y alcemos la voz.

Velemos por el futuro de Guatemala, educando, a quienes nos rodean, a votar por una ideología y no por un saco de frijoles. A votar por quien se merece ser presidente y no quien compra a sus votantes con una refacción y un saco de maíz.

Enseñarles que su país no está en venta, que es hora de cambiar, y que el cambio está en cada uno de ustedes, los votantes. El 60% de la población actual es mayor de 18 años. De los cuales hay inscritos 7,340,841. ¡Nos faltan dos millones de compatriotas por inscribir.

Pon tu granito de arena y demuestra tu amor por Guatemala. ¡Inscríbete y contagia a los demás a empadronarse y decidir el futuro de este hermoso país. ¡La mejor herramienta que tiene un pueblo para alzar su voz y hacer valer sus derechos es el voto. ¡Vota por tu país, vota por Guate!