Wendy ya se empadronó. Pidió permiso en la oficina para tomarse un poco más de la hora de almuerzo y cumplir el 6 de septiembre con el deber cívico del sufragio. No se demoró más de 20 minutos en recibir su constancia. Al salir a la calle pensó: Y ahora ¿por quién voy a votar?

Estamos a casi tres meses de las elecciones y probablemente no tienes ni la más mínima idea de por quién vas a votar. Escoger a un presidente podría ser equivalente a escoger al mejor candidato para el puesto de gerente general de una empresa. En un proceso de reclutamiento hay varios filtros por donde los candidatos deben pasar. Pruebas psicométricas, entrevistas, currículos y, en algunos casos, hasta el polígrafo.

Si realizamos todas estas estrategias por un gerente, ¿cómo no vamos a pasar algunos filtros con el futuro presidente? Veamos algunos tips para ayudarnos a elegir al mejor candidato:

Currículo: Investiga si tu candidato tiene experiencia previa en los otros cargos, y además, el desempeño que obtuviera en el mismo. ¿Ha estado en distintos partidos políticos? ¿Tiene una ideología definida? El futuro CEO de Guate debe tener la experiencia, aptitud y las competencias para liderar una empresa de más de 16 millones de habitantes.

Valores: ¿Cuál es su pasado, dónde estudió, quiénes son sus amigos, qué habla la gente de él, cuáles son sus ideales? Rara vez indagamos tan a fondo la vida de los candidatos y su pasado, el cual puede evidenciar sus verdaderos valores y hacer cambiar tu opinión en un santiamén.

Secuaces: El candidato puede ser el ideal; sin embargo, ¿quiénes serán parte de su gabinete? Así como uno se casa con la familia del novio, también nos casamos con el presidente y todos sus secuaces. Incluyendo a quienes están apoyando económicamente su candidatura y recibirán su respectivo “reconocimiento”.

Tómate el tiempo de analizar a los candidatos y define cuál propuesta es la que más te convence. Estoy consciente de que no hay mucho dónde elegir y es por esa razón que no nos quedará otra que votar por “el menos peor”. (ya que según los expertos, votando nulo solo beneficiamos a quien va primero en las encuestas).

En fin, elegir al próximo administrador de Guatemala no es tarea fácil, y sin duda no podemos dejarlo al azar o al que “le toca”. No le toca al más popular o al que más publicidad tenga en las calles, le toca al que te pueda demostrar que todos los fondos de su publicidad son limpios. No le toca al que regala bolsas solidarias ni sacos de maíz para comprar el voto, le toca al que con ese dinero realiza obras por los más necesitados.

No le toca al que pinta con sus colores las rocas y los árboles. Si no es capaz de respetar al medioambiente, tampoco te respetará a ti. No le toca al que tenga un pasado con la corrupción, ¡le toca a quien ame a Guatemala más que a su billetera!

En conclusión, elijamos al que esté cerca de tener la capacidad, la gallardía y el conocimiento necesarios para gobernar un país y demostrarle al pueblo sus valores éticos y morales a través de cada una de sus acciones y sus decisiones. Posdata: ¿Ya te empadronaste? ¡Recuerda que solo tienes hasta este sábado 6 de junio! ¡Vota X Guate!