“Quien está comprometido con el negocio siente el negocio como suyo, lo conoce como si fuera su hermano y lo protege como si fuera su hijo. Asegúrate que en tu equipo tienes   a gente comprometida, que dé la milla extra y que vea el propósito y los valores de tu empresa como tuya”.

“Fíjese que yo le voy a decir algo, a mí no me contrataron para abrirle la puerta a la gente, ni para atender a nadie; a mí me contrataron para vender”. 

“La verdad es que yo no estoy dispuesto a estar atendiendo a quien no sea mi cliente.  ¿Acaso me van a pagar más por atenderlos? , yo no gano nada por hacerlo, total, es problema de ellos”

Un colaborador comprometido, da más de si, se queda hasta terminar el trabajo y por iniciativa propia. Va a trabajar un día sábado si es necesario. Se queda hasta más tarde que el resto de sus compañeros y sin pedir horas extras. Llega temprano en la mañana y se va hasta que termina lo que se había propuesto en el día. ¿por que? Porque trabaja en algo que cree, está comprometido.

Hace unos días hablaba sobre cómo encontrar ese gen tan valioso en las personas, preguntándonos si alguna prueba psicométrica pudiera medir, de manera fidedigna, el nivel de compromiso que obtendremos de un colaborador, antes de contratarlo o de asociarlo.

Jean Paul Sartre dijo: “Compromiso es un acto, no una palabra” Es decir que, no basta con decir, de la boca para afuera, que estamos comprometidos. Este valor se demuestra  a través de nuestras acciones , de nuestras palabras y sobre todo de nuestra actitud.

El compromiso es el valor que nos lleva a luchar cada día, a pesar de las dificultades u obstáculos que vayamos encontrando por el camino.

Los valores, tanto tuyos como de cada una de las personas que trabajen en tu negocio, serán la llave que abrirá todas las puertas. 

Seamos honestos, nuestros clientes están cansados de personas mentirosas, mediocres, que hacen las cosas a medias y solo para salir del paso. 

Nadie quiere tener en su equipo a quien se lava las manos ante los problemas , a quien no tiene puesta la camiseta por el equipo.

Por esta razón, si tienes una empresa o eres jefe de un departamento, debes elegir muy bien a cada una de las personas que serán parte de tu equipo. 

¿Has evaluado alguna vez el nivel de compromiso que tienen quienes te rodean? ¿tienes definido quiénes tienen la camiseta puesta por ti y tu equipo? Analiza la forma en que se comportan, escucha sus respuestas, sus justificaciones y evalúa su nivel de compromiso hacia ti, tus clientes y tu empresa.

Recuerda que por una sola persona que dé un mal servicio, tu empresa será calificada como tal. Un solo trabajo a medias y toda la empresa será mediocre. Una mentira y la empresa completa será una estafa.

Quien está comprometido con el negocio siente el negocio como suyo , lo conoce como si fuera su hermano y lo protege como si fuera su hijo. 

Asegúrate que en tu equipo tienes   a gente comprometida, que dé la milla extra y que vea el propósito y los valores de tu empresa como tuya.

Un equipo comprometido lucha por un sueño en común , haciendo de las metas de su empresa, las suyas propias.