“En salud, es muy importante atender el problema de la desnutrición crónica”.

Iniciamos con mucho entusiasmo un nuevo año. En pocos días tomarán posesión las nuevas autoridades y los desafíos son grandes. A pesar de haber iniciado una etapa de lucha contra la corrupción, aún falta la transformación de las diferentes instituciones del país.

El presidente del Ejecutivo representa la unidad nacional, razón por la que los ojos de los guatemaltecos estarán centrados en el desempeño del nuevo presidente, Jimmy Morales. Estamos muy ansiosos de conocer quiénes integrarán de manera definitiva su gabinete, cuál será su plan de gobierno y en qué consistirá la “nueva forma de gobernar”. El panorama se presenta con grandes retos, sin embargo hay ilusión de que las circunstancias son distintas para el cambio.

Tradicionalmente se presiona por diligencias concretas los primeros 180 días (o 6 meses) ya que se considera que son fundamentales para marcar un rumbo definido. Durante la campaña la promesa básica del binomio fue muy clara, la cual se resume en “ni corrupto, ni ladrón” y los temas prioritarios señalados fueron salud, educación, empleo, seguridad y transparencia.

En salud, es muy importante atender el problema de la desnutrición crónica, abastecer de medicamentos y suministros los centros y hospitales, y mejorar la entrega del servicio. Estaremos atentos no solo del Ministerio de Salud Pública, sino también de cambios en el IGSS. El Ministerio debiera recuperar su rectoría. Además tendrá que lidiar con los trabajadores y el pacto colectivo, así como con las mafias que se han creado en los últimos años alrededor del sector.

La educación es prioridad para el desarrollo. El Ministro de Educación actual presentó una alarma por la reducción de estudiantes en las escuelas. El ciclo escolar inicia en una semana y al siguiente equipo le queda motivar a que más alumnos se inscriban este año. También habrá que preparar estrategias para lograr el incremento de la preprimaria, propuestas concretas para la cobertura de la secundaria y cambios para obtener la gerencia de esta cartera, así como iniciativas para alcanzar calidad educativa. La negociación de un nuevo pacto colectivo es parte de la agenda.

En materia de empleo la situación es compleja. Luego de la discusión respecto al salario mínimo diferenciado, nos damos cuenta de que muchos critican y muy pocos proponen cómo generar más y mejores empleos. Una buena infraestructura es clave y definir un modelo económico es determinante. Hay que crear las condiciones para generar confianza y atraer inversiones.

La seguridad integral es una de las mayores aspiraciones que tenemos los guatemaltecos. El mayor reto es concretar el diseño y puesta en marcha de un plan estratégico de seguridad y justicia, que incluye distintas organizaciones como el Ministerio de Gobernación, el Ministerio Público, el Organismo judicial y otros. Habrá que ponerse metas, definir prioridades y, así, asignar recursos.

Por último, será indispensable no solo lograr la transparencia de los funcionarios, sino la honestidad y capacidad de los distintos actores políticos en servicio. Aquí la sociedad civil tiene ya establecidas sus demandas y estará vigilante de la actuación de los distintos burócratas.

A todos, muchos éxitos en el año 2016. Esperamos iniciar el camino a la prosperidad. ¿Qué espera del nuevo gobierno? ¿Qué cambios requerimos? ¿Qué le recomendaría a Jimmy y a su equipo?