“Sin rumbo existirá mucha incertidumbre y será muy difícil transformar el país. ¿Cómo logramos un proyecto inspirador para Guatemala?”

La situación actual nos está agobiando. Posiblemente estamos agotados y ansiosos porque, aunque sabemos que estamos mejor que hace unos años, no sabemos hacia dónde vamos. La semana pasada tuvimos muchas actividades, en las que destacaron la entrega de la Iniciativa de Reformas Constitucionales al Sector Justicia, la presentación del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015-2016 y la celebración del Encuentro Nacional de Empresarios (ENADE 2016).

Fue sorpresivo el despliegue que se llevó a cabo el miércoles, donde los tres presidentes de los organismos del Estado presentaron las reformas a la Constitución ante el Congreso. Preocupa el respaldo automático de 52 diputados, ya que posiblemente no conocían su contenido debido a que el documento no era público. En principio se comunicó que el Congreso mandaría la iniciativa # 5179 a la Comisión de Puntos Constitucionales para su discusión. Se espera que esta sea evaluada.

Luego se público el Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015-2016 “Más allá del conflicto, luchas por el bienestar”. Interesante el inicio del prólogo del libro que dice… “Para poder avanzar como sociedad es necesario responder, al menos, tres preguntas básicas: 1) ¿Qué tenemos? 2) ¿Qué queremos? y 3) ¿Cómo lograrlo?” El documento contiene 404 páginas, aborda múltiples temas y aporta información para tener un punto de partida. Es lamentable que a pesar de haber logrado hace 20 años un acuerdo de paz, la mitad de los niños padece de desnutrición crónica, la gente tiene poco acceso a la salud, 16 de cada cien hogares no tiene servicio sanitario adecuado y 20% no cuenta con acceso a agua entubada. La cobertura y calidad de la educación no prospera y más de tres millones de habitantes no tienen acceso a electricidad.

Por último, el ENADE 2016 convocó a miles de guatemaltecos para conversar respecto a “Ciudades Intermedias”. Se tuvo la oportunidad de escuchar a dos excelentes conferencistas. Ambos exalcaldes e innovadores, quienes hicieron posible los cambios en sus municipios. El primero Jordi Hereu, quien compartió su sueño que transformó Barcelona, en España. Motivó a diseñar nuestro futuro. Lo más interesante fueron sus consejos. Entre los más importantes mencionó tener un proyecto con visión en el largo plazo, ya que permitirá superar desafíos y tener la motivación de seguir adelante. Fue enfático en la planificación y determinante en la importancia de contar con equipos capaces de desarrollar las ideas. Hereu invitó a pensar en ciudades, a crear espacios públicos, hacer redes, ser competitivos, conectarse con el mundo y tener fe en que se puede.

El segundo conferencista, Sergio Fajardo, comunicó su experiencia como alcalde de Medellín y gobernador de Antioquia, en Colombia. Su historia es interesante a partir de que es un doctor en matemáticas, catedrático universitario, que junto con un grupo de personas   decidieron participar en política, cambiar su municipio y, en palabras de él, “cambiar el mundo”. Han sido intolerantes con el tema de la corrupción y la ilegalidad, y buscan generar oportunidades por medio de la educación.

Las ideas, los datos y los deseos se tienen, lo que no logramos es construir un proyecto de país que incluya a todos, buscando el desarrollo de las capacidades de los individuos para que cada uno sea libre e interdependiente y tenga oportunidades de realizarse como persona y como ciudadano. Sin rumbo existirá mucha incertidumbre y será muy difícil transformar el país. ¿Cómo logramos un proyecto inspirador para Guatemala? ¿Se llevará a cabo la consulta para reformar la Constitución? ¿Cómo alcanzar que las distintas propuestas converjan hacia una visión compartida?