“La vida es compleja, pero llena de encanto cuando sabemos vivirla y disfrutarla. Durante las fiestas dedíqueles también tiempo a usted y al ser supremo. Regálese un espacio para analizar cómo vivió este año, revise sus metas y evalúe su desempeño. Haga planes para el año entrante, propóngase mejoras y comprométase a su logro”. 

Llegamos a diciembre y aún estamos maravillados de los cambios logrados durante el año. A pesar de todas las protestas ciudadanas, las acusaciones de corrupción y los procesos legales pendientes, algunos funcionarios siguen comportándose en forma inconsistente con lo que aspiramos en la política. Ha sido sorpresivo cómo se ha desgranado la bancada de mayor oposición Líder, que había obtenido 45 curules.

En octubre se separaron 11 diputados y la semana pasada 21 abandonaron la bancada, formando una nueva agrupación política. Pareciera que el panorama cambia muy rápido en el Congreso, tan fácil como mudarse el color de una corbata. Preocupa, ya que parte de las demandas ciudadanas se concentran en una transformación del Organismo Legislativo, iniciando con no tolerar el transfuguismo. Ya se comentan y se critican los posibles arreglos para la nueva junta directiva y los movimientos internos. ¡Complejo!

En los medios de comunicación, las redes sociales y reuniones se conversa de lo valiente que fuimos y de las expectativas positivas del nuevo Organismo Ejecutivo. Se esperaba que previo a las fiestas anunciaran al gabinete; sin embargo, se presentará hasta enero. Sería importante que el binomio aclare el proceso de selección que se está realizando para elegir a su equipo y se verifique cómo se comprobará la calidad profesional, humana y ética de los futuros funcionarios.

Se rumorea que la embajada americana los debe aprobar, o que la CICIG les dará el visto bueno o que el Ministerio Público los investigará. Lo importante es no caer en “dimes y diretes”, sino conocer la verdad.

El cierre fiscal de este año ha sido tortuoso. Hay poco dinero, muchas deudas y escasos resultados. Esperábamos más del gobierno del presidente Maldonado, al menos la auditoría de personal, la reestructuración de la SAT y ordenamiento del Ministerio de Salud.

La transición ha sido prácticamente nula, debido a que el grupo actual del nuevo gobierno es muy reducido y aún no se conocen los futuros integrantes y líderes de los ministerios y secretarías.

Poco a poco vamos entrando al ambiente navideño. Han iniciado los alegres eventos de la temporada –convivios, posadas, pastorelas y presentaciones culturales–. Varios han recibido su aguinaldo, las compras se vuelven importantes y estamos haciendo planes para celebrar las fiestas.

Estamos contentos con habernos convertido en mejores ciudadanos y el aprendizaje y los resultados que obtuvimos nos llenan de orgullo y alegría. Da aliento y fuerza para las acciones importantes que nos tocan el año entrante.

Las siguientes dos semanas son muy especiales para compartir y convivir con familiares, amigos y vecinos, así como honrar a los ausentes. Es tiempo de relajarse, meditar y pensar a futuro. Muchos han sufrido durante el año. Varios hemos perdido seres queridos, otros han iniciado su propia familia y algunos hogares crecieron por el nacimiento de niños.

La vida es compleja, pero llena de encanto cuando sabemos vivirla y disfrutarla. Durante las fiestas dedíqueles también tiempo a usted y al ser supremo. Regálese un espacio para analizar cómo vivió este año, revise sus metas y evalúe su desempeño. Haga planes para el año entrante, propóngase mejoras y comprométase a su logro.

Llame a un ser querido que no ha visto o sabido de él, visite la iglesia, ayude a un enfermo, colabore con un necesitado, celebre con su familia, coma rico y, si va a beber, hágalo responsablemente. Los mejores regalos son tener salud y dar amor. Que la pase muy bien. ¡Feliz Navidad y un año 2016 lleno de dicha, bienestar y prosperidad!