Publinews

Foto:

La educación es muy importante para el desarrollo. Es necesario erradicar la desnutrición crónica y lograr que todos los niños y las niñas vayan a la escuela, aprendan y se eduquen. Luego podrán tener un trabajo y generar sus propios ingresos para vivir con dignidad. También podrán convivir en armonía y participar como ciudadanos, logrando cada uno su sueño individual, familiar y el colectivo de país.

La cobertura de la educación primaria en Guatemala mejoró sustancialmente a partir de los Acuerdos de Paz, debido al Programa Nacional de Autogestión Educativa (PRONADE). En los años 80 apenas 70% de los niños iba a la escuela y hace una década se alcanzó más del 90% de cobertura.

Sin embargo, actualmente las estadísticas del Ministerio de Educación (MINEDUC) muestran que en los últimos seis años la cobertura de educación primaria se ha caído en forma dramática, hasta 81%. Preocupa, pero es un fenómeno digno de estudio ya que presenta una baja sin precedentes en la región latinoamericana. Parte del problema es que las proyecciones de población han caducado y puede existir sobreestimación de niños, por lo tanto hacer un censo es urgente, pero tomará al menos dos años.

Difícil para el MINEDUC hacer intervenciones exitosas si no existe información real para planificar, pero se pueden tomar otros instrumentos para avanzar. Hace unos días el CIEN presentó una propuesta respecto de la cobertura de educación primaria. Para el análisis de datos se tomó como referencia las distintas encuestas de hogares desde 2006 hasta 2015 y estudió la evolución de la cobertura neta de primaria. También se buscó la dinámica de la cobertura educativa utilizando datos de Estadísticas Vitales y del Registro Nacional de Personas (RENAP). Se encontró que, si bien la cobertura pudo haber disminuido, ha sido a un nivel mucho menor. Por ejemplo, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI 2014) señala que el 91% de la población entre 7 y 12 años estaba inscrita en un centro educativo y haciendo los cálculos de estudiantes con sobre edad la cobertura neta de primaria era de 88%.

Algo importante de resaltar es que la misma encuesta muestra que la razón de mayor peso por no asistir a la escuela era falta de dinero (53%) y la segunda no tener interés (17%). También se pudo constatar con información del MINEDUC que en el año 2015 hubo mayor cantidad de establecimientos que en 2009 y había 20% más de docentes contratados en primaria que en el año 2009, por lo tanto se descarta que el problema de la cobertura sea por falta de escuelas y maestros, sino que se relaciona más con no contar con intervenciones estratégicas que logren los incentivos y la motivación de los que no asisten a las aulas.

El reto para el MINDEDUC es ser proactivo y lograr que en los próximos años se inscriban por lo menos 120,000 niños y así aumentar la cobertura a un 95%. Para tener éxito es imperante focalizar los esfuerzos. Inicialmente se recomienda trabajar en 11 departamentos con mayor desafío abarcando 85 mil niños e ir aumentando gradualmente hasta lograr cerrar la brecha. Luego debe expandirse a todo el país. El MINEDUC necesitará de otras entidades del Estado que participen y creen alianzas con otras organizaciones. Debido a que la mitad de los niños que no están cubiertos tiene problemas económicos, la solución para motivarlos puede ser otorgarles becas. Para esto, se requerirá trabajar un mapeo escolar para detectar necesidades de niños y jóvenes fuera de la escuela. También se tendrá que reforzar la preprimaria y potencializar la educación extraescolar para que pueda atender a las personas fuera de la escuela que tienen sobre edad. El estudio de CIEN calculó que apenas se necesita una inversión de Q225 millones para cerrar la brecha, que representa menos del 2% del presupuesto del MINEDUC.

Tal vez un elemento fundamental será una buena estrategia de comunicación. Una comunicación nacional que reafirme la importancia de la educación, luego una relacional que involucre líderes de las comunidades y además una comunicación directa “cara a cara” con los padres de familia. Esperamos una buena respuesta del Gobierno ante esta propuesta. ¿Qué opina que tengamos la educación como prioridad? ¿Cómo apoyar para que todos los niños asistan a la escuela? ¿Cómo lograr que los maestros y los supervisores educativos motiven y convenzan a los padres de familia de inscribir a sus hijos en las escuelas?