"Todo acusado goza por ley y por Constitución de presunción de inocencia y es la labor del MP, si lo indican los hechos y las evidencias, derrotar dicha presunción para lograr una condena legítima".

Todo acusado goza por ley y por Constitución de presunción de inocencia y es la labor del MP, si lo indican los hechos y las evidencias, derrotar dicha presunción para lograr una condena legítima, basada en pruebas fehacientes y legalmente obtenidas.

Este principio universal del debido proceso está puesto a prueba todos los días por nuestro sistema de justicia y el nuevo sistema acusatorio y ya no inquisitorio que el nuevo código procesal penal trata de instaurar en el proceso penal guatemalteco.

¿Por qué es importante? Porque el Estado necesariamente debe tener límites, y esos límites son la ley, el debido proceso y la Constitución.

Es por ello que las facciones políticas, tanto la derecha corrupta mercantilista como la izquierda cooptada y corrupta, representada entre nosotros por ONG y lacayos de embajadas, tratan, por todos los medios, de cooptar el sistema de justicia, ya sea con sobornos o colocando a jueces ideológicos en los cargos más sensibles para con ello por medio del poder judicial avanzar su ideología a cualquier costo.

Esta podríamos decir es la razón de estado de las ideologías y grupos de poder. En este teatro kabuki, unos medios igualmente cooptados, ya sea por ideologías fracasadas como el socialismo o por corrupción publica institucionalizada, todos los grupos de poder pareciera ser quieren apoderarse o en su caso retener al poder judicial.

No es posible que no veamos el intento ideologizado obvio y aparente de grupúsculos organizados que representan a microminorías defensoras en nuestro medio de los miles y miles de crímenes de la guerrilla y del chavismo y castrismo, de cooptar ellos mismos el complejo embajadas-MP-CICIG y hacer, por ejemplo, de la reforma constitucional al sector de justicia su caballo de Troya para retomar el control del OJ y el MP, tal y como lo abusaron en la igualmente corrupta administración de la UNE.

Permitir fallos con la mayoría de los magistrados presentes y no con todos los magistrados titulares de la CC, tal y como estas “reformas para mejorar el sector justicia” proponen, establecer un “apartheid” de derecho racista y totalmente arbitrario, y permitir que se erija un consejo de la carrera todo poderoso, que nombre a jueces y a magistrados, y que desplace del control popular electo (que está representado en el Congreso) para darle el control casi absoluto del OJ a un consejo de la carrera judicial que no le rinde cuentas a nadie y que tiene solo a cuatro miembros abogados-jueces y a tres miembros externos totalmente fuera del ámbito jurídico, lo que daría lugar a cualquier representante de esas ONG corruptas e ideológicas para ser nombradas a este consejo y forzar con ello el nombramiento de jueces igualmente ideológicos, y con ello perseguir y amedrentar por décadas al sector privado y los exmilitares que pelearon el conflicto armado interno y seguir como hasta ahora apañando, ocultando y dándoles patente de corzo a grupos ideológicos violentos para seguir robando energía eléctrica en todo el país, seguir invadiendo propiedad privada, cometiendo delitos de extorsión y obstaculización extorsiva del tránsito, violando la libertad de locomoción, que es una garantía constitucional básica para la paz social, y viviendo cooptados por un cardumen de ONG de izquierda corruptas totalmente plegadas y vendidas a embajadas e ideologías fracasadas en el mundo entero varias veces y en forma autoevidente.

Este escenario claro cambiará totalmente en noviembre de este año al realizarse la elección presidencial en los Estados Unidos, y de allí que inclusive se anuncie adelantar la presentación de la “reforma para mejorar el sector justicia” de agosto a septiembre.

 El fracaso palmario de la última protesta convocada en medios por estos grupos ideológicos, entre estos la Fundación Myrna Mack, Grupo Semilla y demás grupos en la Usac y la URL que pareciera ser sienten un renacer de la ideología más corrupta y asesina del siglo XX: El socialismo de Estado; quisieron tratar a los guatemaltecos como ganado, suponiendo que si ellos convocaban y trataban de cooptar las protestas ciudadanas (que funcionaron el año pasado precisamente porque se prohibió activamente su politización) y se llevaron una grave decepción al ver que en redes sociales la ciudadanía no legitimó una protesta ideologizada y política, especialmente si esa política es instaurar un socialismo fracasado en el nuevo modelo de Estado que estos grupos de dinosaurios persisten en llamar socialismo del siglo XXI.