Una lección apabullante han recibido las elites socialistas y estatistas en Europa, y hasta las derechas acomodadas políticamente en el Reino Unido y el maestro que ha dado la lección es el ciudadano votante de clase media inglés.

La táctica errada tanto de la derecha sumisa a la administración Obama, representada por el ahora derrotado primer ministro David Cameron, y de la izquierda junto con el partido laboral; fue tratar de asustar al votante básicamente pintándole el apocalipsis si el Reino Unido salía de la Unión Europea.   Eso por supuesto era tratar al votante como estúpido y creer que no tiene discernimiento ni juicio crítico propio.   Especialmente parcializado en contra de la salida de la EU, demostró ser la cobertura de la BBC antes de la votación.

La táctica igualmente errada de Obama para ¨ayudar¨ a su aliado Cameron, fue prácticamente amenazar a los ingleses con larguísimas negociaciones comerciales si salían de la UE y claro de paso insultar la soberanía e independencia del votante inglés.   Ese día seguramente la campana del leave ha de haber celebrado la gran ayuda que esta equivocación de Obama dio a la campana por salir de la UE. Les recuerda algo aquí entre nosotros?

¨La fatal arrogancia¨, titulaba F A Hayek su obra para describir el socialismo. Nunca mejor título que este para describir la desconexión del burócrata y el político con el ciudadano común que con sus impuestos y trabajo, paga sus salarios.

Sucede que ese votante de   clase media pagaba más de 150 millones de libras esterlinas a la semana! para mantener la burocracia en Bruselas.   Ese votante tenía que soportar cientos de regulaciones y dictados de una burocracia en su mayoría no electa y sin tener ella misma que soportar en carne propia las consecuencias de esas regulaciones y dictados.   Y ese votante vio a la canciller Angela Merkel proponer aceptar un millón de refugiados sirios.

La locura que luego de los atentados terroristas de Madrid, Londres, Bruselas y por último y más recientemente en París; los políticos de la UE, proponer aceptar millones de refugiados ante la crisis humanitaria siria, sin ningún miramiento de seguridad interna o control alguno de los posibles antecedentes jihadistas de algunos de esos cientos de miles de refugiados, frente al riesgo palpable de la infiltración terrorista en esa masa de refugiados, han sido ya los últimos estertores de una política antiterrorista fracasada a ambos lados del atlántico, que han cansado ya a los votantes.

La caída de la confianza del votante ingles de más menos 70% en 1974, al actual 48% en 2016 que perdió el referendo en Inglaterra, hace obvio que la mayoría de los votantes ya no se creen las utopías estatistas de la UE y la tierra prometida de la quebrada socialdemocracia europea.

Y no hay que olvidar que ese descontento cada vez más crece en Alemania (que tuvo que cargar mayoritariamente con la debacle en Grecia) o los franceses que han tenido que pagar con cientos de vidas de civiles inocentes, la locura de una política de inmigración abierta con la agresión terrorista a las puertas y en las entrañas de las cerradas minorías musulmanas. Los mismos musulmanes huyen de asesinos como al qaeda e ISIS en todo el oriente medio pero la débil postura de defensa europea frente a este terrible enemigo tanto externo como interno, en una guerra de guerrillas global contra todo el occidente.

Mis respetos al votante ingles que reclamo para si el autogobierno y la soberanía de su propio país!