Después de que el Congreso decidiera no otorgarle una concesión por cinco años más, la empresa Correo de Guatemala S. A., dejó de funcionar.

Los trabajadores de esa entidad, que cuenta con más de 900 empleados y 252  agencias en todo el país, se sorprendieron al encontrar cerradas las puertas de las distintas oficinas a nivel nacional. Se les informó que ya no laborarían.

Algunos de los empleados informaron que la empresa, que brindaba el servicio a la Dirección General  de Correos  y Telégrafos del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), les ofreció el pago inmediato del 60% de sus prestaciones, o recibir el cien por cien  de su liquidación en 12 pagos.

Vicky Castillo, directora de comunicación social del CIV, expuso que la decisión se debe a que el Congreso no les prorrogó la concesión por cinco años más.

“El Estado está obligado a prestar los servicios postales que ya no podemos hacer nosotros”, consigna un comunicado de prensa de la empresa.