La nueva reforma electoral se presentó este lunes durante un acto en oficial en el Palacio Nacional, en el que también participó el vicemandatario Jafeth Cabrera.

La propuesta incluye la modernización del padrón electoral y el fortalecimiento del Tribunal Supremo Electoral (TSE) modificando la duración del mandato de los magistrados, que no podrán optar a la reelección, de seis a ocho años. Además, se propone la democratización interna de las agrupaciones con la apertura de las listas para que la población pueda votar por cada candidato. Otro cambio es que los candidatos fijen su residencia en el municipio al que opten a representar al menos un año antes.

Otra de las propuestas, que fue rechazada por algunos de los colectivos que participaron en las mesas técnicas, es la paridad y la inclusión de mujeres, jóvenes y pueblos indígenas durante los procesos electorales.

De hecho, durante la oficialización del documento, se proyectó un capítulo con los disensos en donde se resaltó que el Cacif, la Fundesa y el Movimiento Cívico Nacional se opusieron a los artículos que se refieren al principio de paridad, alternancia, proporcionalidad e inclusión de los pueblos indígenas. “Importante valorar la meritocracia y capacidad de mujeres e indígenas, no querer relegar el tema a una mera cuota”, expuso Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa.

“Se trata de construir una ciudadanía sobre las reglas del juego, realmente democráticas, incluyentes y participativas”, expuso el gobernante. “De las 27 organizaciones que participamos en la discusión, con 25 hubo consenso. El intercambio nos colocó en un nivel importante del debate”, explicó Lindsley Tillit, integrante de la mesa de trabajo.

La propuesta

  • Mantener número de diputados del Congreso en 160: uno por cada distrito electoral, 105 con criterio poblacional y 32 por lista nacional.
  • Listados semiabiertos para la elección de diputados distritales. La votación por listas se podrá hacer sobre la fotografía de un candidato.
  • Unificación del número de empadronamiento con el del DPI.
  • Establecer un principio general de inclusión, comunidades lingüísticas, estableciendo la segregación en el padrón electoral.
  • Democratización interna de los partidos políticos.
  • Creación de partidos políticos distritales. Podrán recibir financiamiento público en la misma forma que las agrupaciones nacionales.
  • Establecimiento de paridad y alternancia entre hombres y mujeres, proporcionalidad e inclusión de los pueblos indígenas.
  • Modificación de la comisión de postulación de magistrados del TSE.