Los dos procesadores de tarjetas les notificaron a los comercios la semana pasada sobre el fin de las compras a plazos sin intereses; de acuerdo con algunos bancos y negocios, algunas empresas empezaron desde anoche con esa medida, mientras otras lo harán a mitad de esta semana.

La facilidad para adquirir bienes y servicios por medio de extrafinanciamiento fue cancelada temporalmente luego de que la Asociación de Emisores de Medios de Pago les notificaron a los establecimientos comerciales dicha medida.

La decisión responde a la aprobación de la Ley de tarjetas de crédito que hicieron los diputados en noviembre, donde hay varios aspectos que la Asociación consideró ilegales.

Algunos comercios mencionaron que la cancelación temporal empezó a regir desde anoche, mientras que otros señalan que darán plazo hasta mitad de semana.

Uno de los artículos que rechazan los emisores del documento es la limitante en el cobro de la tasa de interés, la cual no deberá exceder el doble de la tasa anual activa promedio del sistema bancario y la deuda no podrá pasar del 150%.

La directora de Asuntos Corporativos de Walmart, Ana Chang, confirmó que entre el jueves y viernes fueron notificados por uno de los procesadores que permitieron las compras a plazos.

Durante el fin de semana se realizaron promociones de compra de hasta 24 meses sin intereses, ya que gran parte de nuestros clientes se benefician con esas herramientas”, agregó Chang.

La ejecutiva mencionó que ese tipo de medidas afecta al consumidor, por lo que trabajarán alternativas en el área financiera para medir el impacto de la decisión que tomó la Asociación, que esperan que sea temporal y colaborar con los clientes para hacer sus compras.

De acuerdo con Carmen Sánchez, directora de la Asociación, los beneficios que anularán son las visacuotas, cancelarán las tarjetas con límites de saldo pequeños y la reducción de los mismos, ya que con el interés que ahora deberán cobrar no les permite cubrir gastos administrativos.

Sánchez afirmó que la normativa que cobrará vigencia el 8 de marzo contrae a la industria de tarjetas, y cada banco tomará diferentes acciones dependiendo de su esquema de negocios.

Por aparte, Ronald Arango, uno de los diputados defensores de la ley, afirmó que las decisiones de los emisores son presiones para que la Corte de Constitucionalidad declare ilegal algunos artículos.

Sin embargo, el congresista calcula que habrá otros negocios como las cooperativas que ofrezcan algunos beneficios, ya que al final los que pierden son los negocios, pues la legislación pretende evitar el exceso en el cobro de los intereses en las tarjetas de crédito.

“Estamos regulando específicamente lo relacionado con las tarjetas de crédito, y esto no fue producto de la casualidad, ya que debido que con las prácticas abusivas y perversas de enriquecimiento acelerado hicieron que nosotros entráramos a normar el mercado de las tarjetas”, añadió Arango.