La iglesia de Santo Domingo, ubicada en la 12 avenida y 10a. calle zona 1 recibe a cientos de personas cada 7 de octubre quienes llegan con peticiones y agradecimientos a la Virgen del Rosario.

Oliver de Ros

Foto:

El interior de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario luce sus mejores galas durante todo octubre, mes del Rosario, donde son celebradas eucaristías a diferentes horas, mientras los fieles llevan sus veladoras y ofrendas.

Oliver de Ros

Foto:

El rezo del Rosario es la constante. Hay piadosos que lo hacen arrodillados mientras que otras personas, por problemas de salud, elevan sus oraciones con la mirada fija en la imagen de la Virgen María que están en el altar mayor.

Oliver de Ros

Foto:

En silencio y con solemnidad, los fieles marianos hacen fila en una de las naves laterales del templo para esperar su turno y tener lo más cerca posible a la Virgen del Rosario, en su camarín, para elevar su plegaria.

Oliver de Ros

Foto:

Fiesta popular

La conmemoración frente al templo de Santo Domingo es esperada también por la economía informal que lleva todo tipo de platillos típicos como buñuelos, garnachas, dulces, atol y chuchitos para recibir a los visitantes.

También está la posibilidad de adquirir rosarios, veladoras con la imagen de la Virgen y otros objetos devocionales.

Oliver de Ros

Foto:

Por la cantidad de personas y ventas es cerrado el paso vehicular frente a la basílica. Algunos aprovechan para sentarse en las bancas de la plaza para hablar de los milagros recibidos.

Oliver de Ros

Foto:

En Quetzaltenango también se manifiesta la devoción a la Virgen del Rosario, aunque este año un conato de incendio empañó por algunos minutos la visita de los fieles.