A propósito del anuncio que hizo el jueves el presidente Otto Pérez para solicitar la prórroga por dos años más de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) sucedió un hecho que muchos están cuestionado sobre si Velásquez no quiso saludar a Roxana Baldetti o no le dio tiempo a la vicemandataria de darle la mano. 

El titular del ente de las Naciones Unidas emitió su discurso y saludó a Josué Baquiax, presidente del Organismo Judicial, luego le extendió la mano al mandatario y la vicepresidenta Roxana Baldetti quiso hacer lo mismo, aunque el comisionado ni la miró y tomó su lugar.

Lee también:

La CICIG continuará sus casos hasta 2017

Te puede interesar:

La historia de un enfermero acusado de agresión sexual