Ante la expectativa que se generó por el mensaje que Otto Pérez Molina le daría a la nación, el mandatario aseguró que no renunciará y rechazó de manera categórica los señalamientos de la CICIG y el Ministerio Público.

"No hay una línea, son dos"

Sin embargo, aprovechó para señalar que "no hay una línea, sino dos", en referencia al sector empresarial, quien le solicitó su renuncia.

"Desde el fondo de mi corazón le pido perdón a los guatemaltecos"

Además, aprovechó la intervención, de poco más de 5 minutos, para aceptar que los casos de corrupción descubiertos en la actualidad han sucedido con personas cercanas a su gobierno y durante su gestión. 

"Hay una estrategia intervencionista"

El tercer punto que Pérez abordó fue la intevención internacional. Según él, tiene como objetivo quebrantar la democracia diciendo qué o no hacer.