Los cuidadores del bosque en la selva petenera lograron captar el ataque de abejas africanizadas a los pichones de guacamaya al ocultar cámaras en su nido. Además, captaron el ataque de halcones a las crías.

Las imágenes son realmente impresionantes ya que las abejas y los halcones son sus principales amenazas naturales”, detalla Benedicto Lúcas, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap).

Para evitar la extinción, investigadores alimentan a los pichones. El trabajo investigativo para lograr que las crías se alimenten, crezcan y puedan liberarse ha durado doce años con la ayuda de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés).

Las amenazas para la “Ara macao” (nombre científico) están el robo de pichones para el comercio ilegal y la pérdida de su hábitat por los constantes incendios forestales. “También están las amenazas naturales como los depredadores y la infestación de las abejas africanizadas”, se refiere el investigador Rony García, de la WCS.

Se estima que en el país existen 300 animales de esta especie y está en peligro de extinción.

Lee también:

Conoce a Elvis, el jaguar de la Reserva de la Biósfera Maya