Con su mirada perdida, su rostro que denota desconsuelo y tristeza. Eduardo Castro sepulta a una hija y a su hermano.

Son 22 miembros de su familia los que pudieron haber perdido la vida en el deslizamiento de tierra en la aldea El Cambray 2. 

Su esposa y sus tres hijos aún están desaparecidos. 

"Una tristeza me envuelve. Nunca me imagine que esto pudiera pasar", relata a Publinews.

Eduardo nos cuenta que su hijo de año y medio no se dormía hasta verlo llegar de trabajar, en los brazos de su madre, el pequeño lo esperaba en la puerta. 

Castro y su familia tenían 14 años de vivir en la aldea de Santa Catarina Pinula.