La ex vicepresidenta Roxana Baldetti acudió esta mañana a una audiencia en la que esperaba que se levantara el embargo de tres de sus propiedades, sin embargo, la respuesta que obtuvo no fue positiva, ya que la Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo no le otorgó el amparo.

Durante su salida de la Torre de Tribunales hubo empujones, lágrimas, una caída y hasta sangre. Se informó que la exfuncionaria tenía un catéter.

Algunas personas que estaban en las afueras del lugar le gritaron "ladrona" y "corrupta", mientras que los agentes de seguridad la custodiaban en todo momento.