Alejandro Maldonado, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), explicó que vencidas las 72 horas denominadas “vitales” hay posibilidades escasas de encontrar gente con vida.

A pesar de esto, el funcionario afirmó que continuarán los trabajos “hasta que sea imposible  seguir por la inestabilidad del área”.

“Por el momento no tenemos contempladas reuniones para discutir si se tiene que suspender en definitiva la búsqueda”, afirmó.

Las tareas de rescate de este domingo se suspendieron aproximadamente, a las 6 de la tarde, debido a que comenzó a llover.  Se espera que los trabajos se reinicien este lunes a las 6 de la mañana.

Hasta las 5 de la tarde del domingo, la Conred contabilizaba 125 personas fallecidas, aunque el Ministerio Público, a esa hora, informó que en la morgue móvil que se instaló había 131 cadáveres.

El número de desaparecidos pasó de 600 a 300. En total, 125 viviendas fueron dañadas por el deslizamiento de tierra que ocurrió la noche del jueves pasado en la aldea El Cambray 2, en Santa Catarina Pinula.

Un equipo de rescate especial de México se sumó a las tareas. El contingente incluye 64 elementos de búsqueda, expertos en rescates con perros y miembros de la marina.

Además, se ha intensificado el uso de maquinaria y camiones para retirar la tierra. Se han movido más de 74 mil toneladas de material, según Julio Sánchez, vocero del comando destacado.

En los alrededores del lugar, el panorama es poco alentador. Los rostros de tristeza y desconsuelo son evidentes. En el cementerio de esa localidad se habilitaron 90 nichos para enterrar a las víctimas.

No obstante, algunas personas aún guardan la esperanza de encontrar con vida a sus familiares. “Espero encontrar a mis hermanas. Sé que están vivas”, afirmó Luis López.
Más de 150 familias permanecen alojadas en un albergue.

La esposa del presidente Alejandro Maldonado, Violeta Fagianni, llegó a brindar apoyo a las familias de las víctimas.