El proyecto

La urbanización contará con calles asfaltadas, banquetas, drenajes, agua potable, pozo propio, alumbrado propio, área de recreación, guardería y salón de usos múltiples.

Cada vivienda tendrá tres habitaciones, sala, comedor, cocina, baño, área de lavandería y parqueo. Se construirán 150 casas. El costo será de Q20 millones.
 

Los vecinos de El Cambray II le dieron al “sí” al proyecto de reubicación que les ofrece el Ejecutivo, después del deslizamiento de tierra que sepultó 125 viviendas y dejó 280 fallecidos la noche del 1 de octubre.

Durante una asamblea en la parroquia de Santa Catarina Pinula, los damnificados acordaron que se trasladarán a un terreno que está en el kilómetro 26.5 ruta a Mataquescuintla, San José Pinula.

“El 90 por ciento de los vecinos está de acuerdo con el traslado, toda vez que se cumplan las garantías que nos respalden como un acuerdo gubernativo para que exista un compromiso para que el proyecto no se paralice y que sea finalizado como lo han prometido las autoridades”, explicó César González, presidente de la Asociación de Vecinos.

González explicó que otras de las peticiones para las autoridades es que se les permita recuperar algunos artículos y vehículos que se quedaron en la zona dónde ocurrió el desastre.

Durante los últimos días se generó polémica, luego de que algunos vecinos de San José Pinula se opusieran a la reubicación de las familias damnificadas. A pesar de esto, el presidente Alejandro Maldonado aseguró que “no se dará marcha atrás”.

“No me explico cómo alguien después de tanto clamor social puede rechazar este abrigo para los afectados. El proyecto sigue en marcha y puedo asegurar que no se pondrá en peligro la ecología ni la seguridad en las áreas aledañas”, aseguró el mandatario.

Según ha trascendido, la queja de algunas personas es que el traslado pone en riesgo la ecología. Además, de que no se cumplen con las medidas necesarias de seguridad para quienes viven en ese sector.