Los usuarios de servicio prepago que recargan entre Q5 y Q10 al mes serán los más afectados por los nuevos impuestos, aprobados el pasado viernes por el Congreso, junto al presupuesto 2015.

"No serán los que poseen una línea fija quienes más sufran con el impuesto a la telefonía que viene incluido en el presupuesto 2015, aprobado el pasado viernes", eso considera en su análisis la empresa Claro, la cual por medio de su gerente de relaciones institucionales, Litza de Escobar, hizo público que el 30 por ciento de sus clientes que utilizan el servicio prepago podría quedar sin acceso al servicio. "Estamos hablando de personas que recargan entre Q5 y Q10 al mes, o bien hasta cada dos meses", indicó.

En los próximos días esperan dar a conocer la postura consensuada de las tres compañías de telefonía que operan en el país, aseguró De Escobar. 

La empresa Tigo, por medio de un comunicado, reveló que hace un análisis para determinar cuál será su opinión al respecto y los alcances del impuesto, pero hizo ver que la aprobación fue inesperada para ellos y resaltaron que aún faltan algunos pasos para que éste cobre vigencia.

La gerente de relaciones institucionales de Claro dijo a Emisoras Unidas que también han empezado con el análisis legal de este tributo, así como de los efectos negativos que podría traer consigo.

No fue posible conseguir la posición de la empresa Telefónica, pero es previsible que en la próximas horas, dicha compañía se pronuncie.