La lluvia del viernes, que fue intensa en sectores cercanos a la capital, arrastró unos 7 mil metros cúbicos de desechos sólidos al lago de Amatitlán. En los próximos dos meses se esperan que la cantidad se eleve a 30 mil metros cúbicos, informó el director de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del lago de Amatitlán (AMSA), Oscar Juárez.

El director de AMSA explicó que la mayoría de desechos que ingresan al lago es doméstica proveniente de basureros clandestinos ubicados en Villa Nueva, Villa Canales y San Miguel Petapa.

La basura ingresa al lago por el río Villalobos indicó Juárez. Entre los desechos hay llantas y envases PET.

Uno de los problemas es que no existe una normativa legal en la que se obligue al vecino a que pague su recibo de extracción, situación que está en manos de los alcaldes de los municipios de la cuenca, explicó el director de AMSA.

“Prefieren pagar el cable, el celular o cualquier otro servicio menos la extracción de basura” comentó Juárez quien agregó que hace falta una línea de acción para regular ese problema.

Los desechos sólidos llegan al lago de Amatitlán en mayor cantidad con las primeras lluvias, ya que se arrastra la basura lanzada a las calles o tragantes, dijo Juárez.

El gobierno de Otto Pérez Molina presentó un proyecto, encabezado por la entonces Vicepresidenta, Roxana Baldetti, para limpiar el agua del lago de Amatitlán que ha llegado a instancias judiciales por estafa.

Con información de Emisoras Unidas.