A menos de tres meses de la convocatoria a Elecciones Generales 2015 el Tribunal Supremo Electoral está confiado a contar con los sufucientes fondos para el evento electoral.

El Ministerio de Finanzas le asigó Q500 millones aunque requiere de Q189 millones más.

En el Congreso, los diputados siguen sin estar de acuerdo en discutir la ampliación presupuestaria para realizar las elecciones.

Ante esto, los magistrados confían en adquirir un préstamo bancario para cumplir con el monto y que el proceso no resulte afectado.

Julio Ochoa, portavoz de los magistrados, indicó que el préstamo es una opción de no aprobarse la ampliación presupuestaria.

El presupuesto para el funcionamiento es "no menor del medio por ciento (0.5%) del Presupuesto General de Ingresos y Egresos", según detalla el artículo 122 de la Ley electoral y de partidos políticos.

El 2 de abril termina el plazo para que el Tribunal cuente con ese monto para el proceso de elecciones.

Las medidas de emergencia son los préstamos del sistema con garantía de futuras asignaciones presupuestales, ayudas directas del exterior que no comprometan las finanzas del Estado, ni la independencia y funcionalidad del Tribunal.

El diputado Juan José Porras, del Partido Patriota explicó que la petición de más fondos se tiene que evaluar porque la decisión debe ser tomada con la aprobación de las demás bancadas.

Por su parte, Orlando Banco, de la Unidad Nacional de la Esperanza, expresó que la ampliación es necesaria por lo que debería de ser aprobada. El legislador Carlos Fión, de Compromiso Renovación y Orden, indicó que es indispensable aumentar el monto del presupuesto de la referida institución.