El Tribunal Noveno Penal, que preside momentáneamente Dinora Martínez, rechazó el último incidente que pretendía dejar constancia del agravio a los querellantes y comenzó a llamar a cada uno de los 21 procesados por el fraude en el Seguro Social, el caso IGSS-Pisa-Chiquimula.

El primero en ser llamado para que ofrezca su declaración fue Otto Fernando Molina Stalling, hijo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Blanca Stalling, quien prefirió el silencio.

Julio Suárez, quien fue presidente del Banco de Guatemala (Banguat) ofreció su declaración y el tribunal la incluyó en su agenda para mañana.

El doctor Arturo Castellanos declaró que el caso “está viciado”.

El caso

La junta directiva del IGSS entre ellos el presidente de esta institución, Juan de Dios Rodríguez, fueron señalados de aprobar y avalar el contrato irregular por Q116.2 millones suscrito con la droguería Pisa para proporcionar servicios de diálisis peritoneal.

También está señalado el prófugo exlegislador Baudilio Hichos debido al proceso irregular de adjudicación de un contrato para remodelar el edificio donde funcionaría el Seguro Social de Chiquimula.