El proceso y los beneficios

Este TLC fue aprobado por el Congreso de la República por medio del Decreto 31-2005, más adelante fue reformado por el Decreto 11-2006 y entró en vigor completo el 1 de julio del 2006.

Con la entrada en vigencia del CAFTA-DR, inició el Programa de Desgravación Arancelaria que en 2015 liberó el comercio de más del 90% de partidas arancelarias. "Gracias a este programa, las exportaciones guatemaltecas hacia Estados Unidos aumentan en un ritmo anual de 3.6% y las importaciones en 5%. El programa aún tiene pendiente eliminar los aranceles de partidas negociadas a plazos de 15 y 20 años.

"Los otros beneficios del CAFTA-DR son el aumento de inversiones, el apoyo de encadenamientos productivos, la asociación con mercados crecientes, la oferta de más y mejores productos para el consumidor aún en los mismos rubros de intercambio macroeconómico, la integración del mercado centroamericano, entre otros", asegura la cartera de Economía.

Este 1 de julio se cumple una década de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Estados Unidos es sin lugar a dudas el socio comercial más importante de Guatemala. Durante 2015 fue el primer destino de exportaciones nacionales y el primer proveedor de bienes y servicios en el país”, de acuerdo con el Ministerio de Economía.

Guatemala y Estados Unidos forman parte del TLC entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA-DR, en inglés).

Entre los principales productos que se exportan a esa nación están:

  • Artículos de vestuario con 32% de participación
  • Banano, con 18%
  • Piedras y metales preciosos, con 9% 
  • Frutas frescas, secas o congeladas, con 7%  
  • Café, con 7%.

Por otro lado, el 35% de las importaciones son productos derivados del petróleo, mientras que el siguiente producto con más participación, 8%, son máquinas y aparatos mecánicos para usos electrotécnicos. 

Estados Unidos es también el principal socio inversionista extranjero de Guatemala. En 2015, ese país mantuvo el 28.8% de participación en inversiones nacionales por US$347.8 millones en energía, manufactura, comercio, bancos y aseguradoras, agricultura, petróleo, minas y canteras, telecomunicaciones (empresas de call centers y BPO) y otras actividades.