El perro que llamaron "Tyson" causó conmoción desde el primer día de los trabajos de rescate en El Cambray II, ya que varios aseguraban que "se posó" sobre el lugar donde estaba soterrada su casa. 

Sin embargo, el alcalde capitalino Álvaro Arzú informó este viernes que "Beto" (el verdadero nombre del can) se reunió con su familia que se encuentra en uno de los albergues a los alrededores del lugar de la tragedia. 

Por otra parte, asociaciones protectoras de los animales siguen haciendo un llamado para solicitar "hogares temporales" para las mascotas que perdieron a sus familias por el derrumbe que soterró 125 viviendas.