Desde octubre de 2014 Todd Robinson ha sido el embajador de Estados Unidos en Guatemala. En algunas de sus apariciones públicas, durante el gobierno del encarcelado expresidente Otto Pérez Molina, expresó frases como “me da rabia esta situación” al conocer las condiciones de pobreza en Livingston y Puerto Barrios, Izabal y culpó a la corrupción de eso.

Pero hay voces que no quieren a Robinson por considerar, tras el apoyo más fuerte de su país a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y por algunas declaraciones, que ha tenido injerencia en algunas decisiones trascendentales para el país.

El reciente episodio contra el diplomático estadounidense lo protagonizó en la sesión del pleno del jueves el diputado del Partido de Avanzada Nacional (PNC), Fernando Linares Beltranena, quien pidió el voto para expulsar a Robinson, pero solo 23 parlamentarios votaron a favor.

Congreso

Foto:

“Por las declaraciones insolentes y abusivas” respondió en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas el legislador Linares cuando se le preguntó por qué había promovido dicha petición.

“Este embajador abusivamente se ha introducido en asuntos de Guatemala, hace alusiones abusivas y eso es ilegal”, enfatizó el diputado del PAN.

En entrevista dada a Publinews, Robinson dijo que "Hay algunos diputados y partidos que no han aprendido, y quizá necesitamos ver a más de ellos en la prisión para que aprendan".

El presidente del Congreso de la República, Mario Taracena, comentó también en Emisoras Unidas que “hay que saber agradecer” el apoyo que Estados Unidos ha brindado, sobre todo el embajador. “Este hombre no es un diplomático, no le gusta estar en recepciones peri sí es alguien que está preocupado por la realidad nacional”, explicó Taracena.

Publinews

Foto:

“Gracias a él (Robinson) y a esa comunidad internacional el país ha avanzado mucho en los últimos 10 meses” sostuvo el presidente del Legislativo, que según Linares Beltranena, busca el apoyo de Estados Unidos para su reelección.

Taracena dijo que no descartaría promover que se le dé la Orden del Soberano Congreso al embajador, ya que la Orden del Quetzal es del Organismo Ejecutivo. El diputado del PAN consideró que no merece tal reconocimiento no solo por la injerencia sino por tratar de introducir una “agenda socialista y populista” como la del presidente Barack Obama, agregó.