“El Congreso se burla de la gente cada día que no trabaja y las cortes permiten influencias”

Robinson es un viejo conocido de Guatemala. Previo a ser nombrado embajador de Estados Unidos, de 2009 a 2012, fungió como ministro consejero de dicha misión diplomática.

Durante una entrevista con Publinews, el funcionario afirmó que la corrupción ha dañado al país de una manera espantosa. “Hay un sistema construido para facilitar la impunidad en las instituciones”, aseguró.

Al hablar sobre el proceso electoral, aseguró que “los guatemaltecos deben pensar en qué tipo de país quieren”.

“Es una ex vicepresidenta, pero la verdad, ella es una ciudadana guatemalteca normal, después de una investigación seria hay indicios de un delito y la ley se debe aplicar con ella”.

¿Cuál es su opinión sobre la captura de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti? 

Sigo insistiendo en que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) están haciendo un trabajo serio, con experiencia, con gente valiosa y siempre dentro del marco de la ley. Es muy importante que las instituciones funcionen, entiendo que en este caso es una ex vicepresidenta, pero la verdad, ella es una ciudadana guatemalteca normal, después de una investigación seria hay indicios de un delito y la ley se debe aplicar con ella como con todos los demás. Felicito a las instituciones que están funcionando, es lo que debe esperar la sociedad.

Llegó en octubre del año pasado para dirigir la Embajada de Estados Unidos. ¿Cuál es el principal reto de Guatemala?

“La corrupción ha dañado al país de una manera espantosa”.

Hay varios. Primero, la corrupción ha dañado al país de una manera espantosa. Ahora podemos ver lo que pasa cuando hay un sistema construido para facilitar la corrupción en las instituciones. He tenido la oportunidad de viajar por varias partes del país y es muy claro que las instituciones no funcionan, la falta de medicinas y de recursos para la educación, la pésima condición de las escuelas, la debilidad del Estado nacional y local de atender las necesidad de la gente; todo esto, a mi juicio, es parte del sistema de corrupción. Creo que se están cambiando estas condiciones, pero no es fácil, porque es un sistema que se construyó desde hace años. Soy optimista y poco a poco se está atacando este problema, pero más que la comunidad internacional son los propios guatemaltecos los que lo están haciendo. Las instituciones están funcionado, el MP con sus investigaciones y el acompañamiento de CICIG. Hay resultados.

¿Qué apoyo le da Estados Unidos a esta oficina de la Organización de las Naciones Unidas?

Mi país es uno de los grandes financistas de este ente internacional, con aproximadamente US$5 millones cada año. Es más, nosotros estamos dando apoyo a las acciones y a las investigaciones, estamos tratando de colaborar y coordinar con el comisionado Iván Velásquez y su personal. La comunidad internacional, la CICIG y el MP somos un equipo trabajando para mejorar las condiciones en Guatemala. El apoyo va más allá de los recursos.

“Ahora podemos ver lo que pasa cuando hay un sistema construido para facilitar la corrupción en las instituciones”.

¿Cómo evalúa el trabajo de la CICIG?

El comisionado (Iván Velásquez) ha hecho un gran esfuerzo para ayudar al Estado de Guatemala, depurar este sistema corrupto. Si nosotros podemos ayudar de cualquier manera, tanto el Gobierno de los Estados Unidos como el resto de la comunidad internacional, vamos a hacerlo.

¿Qué opina sobre las manifestaciones que se han llevado a cabo todos los sábados desde hace más de tres meses?

Excelente. Es la primera vez que un grupo de guatemaltecos de todos los sectores, de todos los niveles económicos, de todos los niveles educativos, todos manifestando pacíficamente. Lo calificó como excelente. El Gobierno de EE. UU. los está apoyando. De hecho, cuando Thomas Shannon, consejero del Departamento de Estado, estuvo recientemente en el país, sus declaraciones, particularmente, fueron en apoyo a la sociedad guatemalteca y mi postura también ha sido enfocada en este tema. La población tiene quejas e inquietudes importantes. Las instituciones que debieran haber servido a la sociedad no han cumplido su rol. En el Congreso se burlan de la gente cada día que no trabajan, las cortes permitiendo influencia de afuera en sus decisiones; estos son ejemplos de lo que pasa en un sistema corrupto, y poco a poco nosotros estamos tratando de cambiarlo.

“En el Congreso se burlan de la gente cada día que no trabajan, las cortes permitiendo influencia de afuera en sus decisiones; estos son ejemplos de lo que pasa en un sistema corrupto”.

¿Quién es?

• Trayectoria. Nació en Nueva Jersey, y es un periodista profesional que se incorporó al Servicio Exterior. Es graduado de la Escuela Edmund A. Walsh del Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown, de la promoción del año 85. Es un diplomático de carrera con el rango de Ministro Consejero.

• Cargos. Se desempeñó como Subsecretario Adjunto en la Oficina Internacional de Asuntos Narcóticos y Aplicación de la Ley. De 2009 a 2012 ocupó el cargo de Ministro Consejero de la Misión en la Embajada de Estados Unidos en Guatemala. Previamente fue Cónsul General y el Funcionario Principal en el Consulado de los Estados Unidos en Barcelona, España, y Jefe de la Sección Política y Económica en la Embajada de Estados Unidos en Tirana, Albania.

Recientemente dijo que las manifestaciones deben enfocarse en el Congreso. ¿Por qué?

La responsabilidad de formar y aprobar leyes se queda con este organismo. Hay iniciativas de cambios muy importantes que han estado por meses, y ¿qué han hecho?, casi nada; la mayoría de los diputados no asisten a las sesiones. A ellos les toca hacer su trabajo. El presidente del Congreso había dicho que la labor del Legislativo era promover las leyes; bueno que se haga. Es muy fácil, y no se ha hecho.

¿Nos podría explicar por qué motivos su país cancela visas?

Hay varias razones. No puedo hablar de casos en específico, pero puedo decir que hay consecuencias por actos de corrupción, por ejemplo. Si nosotros tenemos información que vincule a una persona con este tipo de hechos, nosotros nos reservamos el derecho de revocar la visa.

¿Mantiene comunicación constante con el presidente Otto Pérez?

Sí, estuve con él hace unos días. Hablamos de vez en cuando, pero sé que es presidente del país y tiene una agenda muy ocupada. Trato de no molestarlo, pero sí estamos en contacto. 

Una de las exigencias de los manifestantes es la renuncia de Otto Pérez. ¿Hay algún riesgo si el gobernante dimite?

No lo sé. Lo que he dicho es que los miembros de la comunidad internacional somos huéspedes, no tenemos el derecho de escoger a un gobierno, esa es responsabilidad de los guatemaltecos. Nos toca trabajar con la administración que esté al frente. Estoy acá para proteger, mejorar y tratar las relaciones entre mi país y Guatemala. Mi responsabilidad es trabajar con cualquier gobierno, y eso es lo que vamos a hacer. Las relaciones entre ambas naciones son excelentes. Tengo buenas relaciones con el canciller, Carlos Raúl Morales, hablamos varias veces a la semana, trabajamos de cerca con representantes del Organismo Judicial. 

¿Por qué Guatemala es una prioridad para Estados Unidos?

Creo que los países del Triángulo Norte de Centroamérica son prioridad. Por ejemplo, por el tema del crimen organizado, la migración, pero también porque tenemos buenas relaciones. Son países que geográficamente están más cerca de Estados Unidos. Tenemos un flujo económico importante y creo que Centroamérica, en especial estos tres países, es una región importante para EE. UU. y vale la pena cuidar estas relaciones.

El presidente Barack Obama le solicitó al Congreso estadounidense US$1 mil millones para el Triángulo Norte de Centroamérica. Si no se aprueban, ¿hay un plan b?

Soy optimista. De una manera u otra el Congreso verá la importancia de ayudar a esta región. De hecho, voy a Washington en septiembre para hablar y tratar de convencer a los senadores de que vale la pena enfocarse en Centroamérica. Creo que las acciones que hemos visto hasta ahora, el compromiso del Ministerio Público durante los últimos meses, la Corte Suprema de Justicia, los cambios en la SAT, el trabajo del jefe de la IVE, son algunos de los ejemplos para mi argumento. Tengo que reconocer el trabajo de varios ministros. Han sido un equipo fuerte. Hay gente que trabaja en posiciones no tan altas y son modelos. Los guatemaltecos deben estar orgullosos de esta gente, porque están luchando en contra de un sistema nefasto, construido desde hace años y corrupto. Los intereses de lo que quieren que el país se quede en estas condiciones son fuertes y tienen recursos sin límites. Las organizaciones criminales, las redes de corrupción fuera del Gobierno, hay gente que quiere que el país se quede como está, pero hay muchos luchando en contra de esto.

¿Cómo ve el panorama en Guatemala previo a las elecciones?

Hay muchas opciones para los guatemaltecos. Toca a la sociedad educarse sobre los candidatos tanto los nacionales como los locales. Deben pensar en qué tipo de país quieren y que su decisión se refleje en la votación, en los candidatos que se eligen. Creo que es muy importante. Se estará enviando un mensaje al mundo: “estos son nuestros representantes, estos son nuestros diputados, nuestros alcaldes, nosotros estamos diciendo que ellos son nuestros servidores públicos”. Es una decisión importante para el país.

¿Ha tenido acercamientos con los candidatos?

Sí, con casi todos.

¿Cómo ve el trabajo del Tribunal Supremo Electoral?

Tenemos expertos en elecciones acompañándolos, tratando de ayudarlos para fortalecer la institución. En cuanto al proceso no tengo ninguna duda en que va excelente. Los últimos comicios en esta nación se han desarrollado con normalidad, en comparación con otros países en el mundo, Guatemala ha hecho un buen trabajo en las elecciones. Claro, este año es especial después de lo que pasó el 16 de abril. El trabajo del TSE seguirá hasta octubre, porque creo que habrá dos rondas de elecciones.

Hay sectores que piden aplazar las elecciones, ¿que opina?

No lo sé. Voy a dejar está pregunta para las instituciones que tienen responsabilidad en este tema como el TSE, los partidos políticos, el organismo judicial. No le toca a la comunidad internacional tratar este tema.

¿Cómo ve el apoyo en las extradiciones?

Hay varios protocolos, entre el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el Organismo Judicial, la Cancillería, y el Ejecutivo. A veces tenemos que negociar el proceso, pero si nosotros tenemos interés en alguien que ha cometido crímenes en EE. UU. y pensamos que hay casos importantes y una solicitud, empezamos el proceso de extradiciones que implica el inicio del trabajo en Washington.