En medio de la polémica por la contratación de una empresa por Q137 millones que aplicará una fórmula para sanear el lago de Amatitlán, la vicepresidenta Roxana Baldetti informó que se han suspendido las aspersiones y los pagos a la entidad privada hasta lograr un acuerdo con las asociaciones y ambientalistas que han rechazado el proyecto.

De acuerdo con la funcionaria, después de la Semana Santa se conformará una mesa técnica. “He girado instrucciones para que luego de la Semana Mayor se conforme una comisión integrada por los científicos y todas las personas que quieran participar, para que aporten soluciones”, afirmó.

Añadió que, mientras no se logre un acuerdo común, queda en suspenso la aplicación de la fórmula química y los pagos que recibirá la empresa M. Tarcic.

Oliver de Ros

Foto:

Minutos después de estas declaraciones, Baldetti acumuló su segundo antejuicio por este tema. El Centro de Acción Legal Ambiental y Social de Guatemala (Calas) presentó esta acción en contra de la vicegobernante y de la ministra de Ambiente, Michelle Martínez, con el argumento de que no hubo un estudio de impacto ambiental antes de aplicar la fórmula.

“Ambas incurrieron en el delito de incumplimiento de deberes”, expuso Rafael Maldonado, director del área penal de Calas.