Agentes de la Policía notaron que un vehículo aceleró en dirección al parque Naciones Unidas durante la madrugada y decidieron seguirlo a una distancia prudente.

El automóvil verde era conducido por Franklin Antonio Valenzuela García, de 26 años. Al llegar a una área "desolada", en el kilómetro 21, frenó y se bajó. Los uniformados observaban.

En ese momento se bajó y abrió una de las puertas laterales para lanzar el cadáver de un hombre. Era Juan Francisco Pineda Solís, de 29, quien fue asesinado a balazos.

Los policías notaron lo que sucedía y encendieron las luces del autopatrulla y la sirena. En ese momento, Valenzuela García abordó el carro y aceleró para intentar escapar.

Un kilómetro después, los agentes lograron detenerlo. "Al momento de ser copado, se pudo observar que el vehículo presenta un impacto de bala y manchas de sangre, por lo que de inmediato se coordinó la presencia del Ministerio Público y se puso a disposición del juzgado al detenido para que solvente su situación legal", informó Jorge Aguilar, portavoz policial.