Luego del caso de los dos bomberos que resultaron lesionados, uno de ellos perdió una pierna, luego de que un automovilista, en apariencia ebrio, chocara contra una ambulancia o la muerte del “mago Murga” después de haber sido atropellado por una conductora bajo efectos del alcohol, ha puesto en evidencia que se deben reforzar los controles y, una de las sugerencias que hace el Gobernador Departamental de Guatemala, Luis Palma, es “inhabilitar de por vida” a los conductores que ocasionen este tipo de tragedias.

En estos dos casos, las personas que ocasionaron los accidentes han recobrado su libertad, debido a que se les fijó una fianza.

En la cuenta de Twitter de la Gobernación Departamental, Palma asegura que le planteará a la Comisión de Gobernación del Congreso de la República que se reforme el Código Penal y la Ley de Tránsito, con el propósito de cancelarle su licencia a los automovilistas que manejen en estado de ebriedad.

Durante las tres primeras semanas del año la Policía detuvo a 234 personas por conducir bajo efectos de alcohol y a 244 por homicidio culposo, lo que suma 478 capturas. “El 80 por ciento de los casos ha sucedido en el departamento de Guatemala”, menciona Dalia Santos, portavoz del departamento de tránsito.