El cuerpo sin vida del agente de la Policía Nacional Civil (PNC), Boris Ottoniel Constanza, ha sido localizado en las aguas del lago Amatitlán.

La víctima era parte de la Fuerza de Tarea Kaminal asignada a la vigilancia en la zona 7 capitalina, ha indicado Jorge Aguilar, portavoz de la institución.

Sus familiares lo reportaron como "desaparecido" desde el 3 de enero pasado.

Los bomberos voluntarios han informado que el agentes tenía cubierta la cabeza con un gorro pasamontañas.

Este es el primer caso del crimen de un uniformado. Durante el año pasado han muerto de forma violenta 20 policías.