Alma Judith Méndez Blanco, una de las implicadas en el caso de corrupción denominado "Negociantes de salud" en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) de Chiquimula, enfrentará juicio al no lograr un acuerdo entre la Fiscalía en un procedimiento que había abreviado.

La acusada aceptó su culpa por el delito de encubrimiento propio en el Juzgado Sexto Penal, aunque el fiscal Juan Sandoval le propuso que aceptara también el de testaferrato para que la juzgadora Silvia de León resolviera el caso en definitiva.

Como no hubo acuerdo, la jueza ordenó al ente investigador presentar la acusación en un plazo de 24 horas y Méndez enfrentará juicio como los demás señalados.

Méndez fue acusada como testaferro al ser la representante de la empresa Negefi, S. A., que fue beneficiada con las compras de medicamentos en la entidad.