A pesar de que el Congreso aprobó modificar la Ley de Migración, donde se busca castigar a las traficantes de personas, el Sistema de Naciones Unidas recomendó al Legislativo incluir protocolos contra el tráfico ilícito de migrantes que garanticen los derechos humanos establecidos en estándares internacionales.

La protección de los derechos humanos de los migrantes debe ser una prioridad en el marco jurídico, como lo establece el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes, que complementa el Convenio de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional y el Convenio internacional sobre la protección de los derechos de los trabajadores migratorios y sus familias, ambos ratificados por Guatemala”, expresa el comunicado de la ONU.

De acuerdo con el organismo internacional, Guatemala es un país de origen, tránsito y retorno de migrantes, por lo que las reformas recién aprobadas se enfocan únicamente a la persecución penal como “solución” a un tema complejo, donde hay personas de diversas nacionalidades involucradas, por lo que se debe reforzar las medidas en materia de casos de asilo, refugiados y apátridas.

También sugirió incluir un apartado especial para niñas, niños y adolescentes no acompañados.