Jorge Alfredo Guillén escucha las conversaciones telefónicas que reproduce la Fiscalía en el caso de defraudación aduanera denominado La Línea.

Guillén sorprendió esta mañana al entregarse en el Juzgado de Mayor Riesgo B a cargo de Miguel Ángel Gálvez. Él era el encargado de la Aduana Santo Tomás de Castilla, ubicada en Puerto Barrios, Izabal.

En el desarrollo de la audiencia de primera declaración, el Ministerio Público (MP) detalló las reuniones en las que participó Guillén.

Kenneth Monzón

Foto:

En este caso la Fiscalía le imputó que sostuvo reuniones con integrantes de la estructura entre ellos Salvador González, alias Eco y Francisco Javier Ortiz, alias Teniente Jeréz.

En una reunión en la Boutique Emilio, Guillén llegó con una bolsa blanca.

Kenneth Monzón

Foto:

Al estar frente al juez solo manifestó que aceptaba haberse reunido con la estructura y que en su momento iba a ampliar su declaración.