Debido a que el salario diferenciado aprobado para cuatro municipios es inferior 23% para la actividad exportadora y de maquila, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OACNUDH), se pronunció ante la decisión del mandatario indicando que “es una medida regresiva que incrementa la situación de vulnerabilidad de las y los trabajadores y sus familias”.

El presidente Alejandro Maldonado autorizó salarios de Q1 mil 954.95 para la actividad de manufactura ligera en los municipios de Masagua, Escuintla; Estanzuela, Zacapa; y Guastatoya y San Agustín Acasaguastlán en El Progreso.

“La decisión de aplicar un salario mínimo diferenciado es contraria a las obligaciones internacionales de derechos humanos adquiridas por Guatemala”, resaltó Alberto Brunori, representante de la Oficina para los Derechos Humanos de la ONU.

Asimismo, la Oficina recordó que el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU había mencionado que el sueldo mínimo en el país no cumple con las obligaciones de brindar un nivel de vida adecuado para los trabajadores y sus familias.

A la vez, Brunori recordó que en 2014 el gobierno había autorizado salarios diferenciados los cuales fueron suspendidos por la Corte de Constitucionalidad, ya que el ejecutivo mencionó que “la explotación de la mano de obra no es una opción viable para propiciar el desarrollo económico y social”.

Acaso no existen otros medios para estimular las inversiones productivas y fomentar el empleo que no sean salarios mínimos. ¿No serán estos los obstáculos a la competitividad del sistema productivo guatemalteco, más que los salarios”, puntualizó Brunori.