La Sala de Femicidio amparó, de forma provisional, a Gustavo Alejos, quien solicitó la revisión de su proceso debido a la modificación de un delito en el caso “Negociantes de la salud”.

El empresario fue señalado de ser el cabecilla de una estructura que negoció la venta de medicamentos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) acudió a la Sala para que revisaran el motivo en que le modificaron el delito de cohecho activo por cohecho activo en forma continuada.

Los magistrados de la Sala otorgaron el amparo y citarán a Alejos y a la Fiscalía a una audiencia para escuhar los argumentos. La audiencia deberá esperar por la agenda de la Sala.

Esta resolución detiene el proceso que se realizaba en el Juzgado Sexto Penal, a cargo de Silvia de León en donde se discutía si los implicados enfrantarán juicio.

La juzgadora suspendió la audiencia y explicó que hasta que se resuelva el forma definitiva el amparo que fue otorgado a Alejos se reanudará el proceso.

Publinews

Foto:

Las investigaciones de la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) establecieron que algunos operadores acudieron a los proveedores de medicinas para procurar la venta de su producto o servicio al IGSS. 

“Los operadores hablaron con los funcionarios del IGSS para modificar el listado básico de medicamentos”, explica la acusación.

Durante las audiencias se estableció que personal del seguro social intervno en los procesos de adquisición a cambio de “comisiones” porcentuales pagadas por el proveedor, y que son compartidas por los funcionarios centrales.

Alejos rechazó la imputación del Ministerio Público y mencionó que era un proveedor del Estado.

El 7 de septiembre de 2016 la Fiscalía reprodujo las primeras escuchas telefónicas consideraras “indicios” clave que sustentan la investigación. En una de ellas Alejos menciona que “la salud es un negocio”.

El empresario estuvo prófugo dos meses hasta que se entregó el 28 de diciembre de 2015 en el juzgado y se declaró inocente.