La embajada de los Estados Unidos en Guatemala siguió de cerca las elecciones presidenciales de ese país en un evento, que se llevó a cabo en un hotel de la zona 10, en el que participaron funcionarios de gobierno, diputados, empresarios, representantes de la sociedad civil e integrantes de la comunidad internacional.

En el lugar, se colocaron pantallas gigantes, en las que los asistentes pudieron observar, con emoción, el conteo de lo votos que se repartían Hillary Clinton y Donald Trump.

Al ser consultado el embajador de EE. UU., Todd Robinson, sobre si, independientemente quien sea electo, la ayuda para el plan de la Alianza para la Prosperidad, se verá afectada, afirmó que no.

"Este es un plan y parte de una estrategia de Estado de los Estados Unidos. Tiene mucho apoyo de los demócratas y de los republicanos en el Congreso. Nunca se sabe que va a pasar, pero tengo la impresión de que está estrategia va a continuar", afirmó.
En relación con la postura del aspirante republicano Donald Trump sobre los inmigrantes latinos, aseguró que "una cosa es ser candidato y otra presidente".

"Durante la campaña ambos candidatos han dicho cosas que tenían mucha fuerza con sus seguidores. Es diferente estar, una vez, en La Casa Blanca. Hay políticas de Estado y prioridades y creo que los dos aspirantes, uno de ellos, va a tener que estudiar y repasar el tema de relaciones exteriores. Tengo que decir que muchas cosas no dependen solo del presidente", añadió.

En cuanto su futuro en Guatemala, el diplomático enfatizó que no tiene ninguna intención de abandonar el país. "Llegue en 2014 por tres año y voy a este aquí hasta octubre de 2017", expuso.

"Esperaríamos que el próximo presidente de Estados Unidos continúe la relación cordial con Guatemala. En el caso del Ministerio Público, que siga el apto y la cooperación y ayudarnos en la lucha en contra de la corrupción, que sigue siendo una tarea pendiente de nuestro país", Thelma Aldana, jefa del MP