El ministro de Gobernación, Francisco Rivas, no descartó que personas extranjeras, específicamente de El Salvador, hayan brindado asesoría a los integrantes de la clica Vatos Locos del Barrio 18, a quienes se les atribuye el ataque con bomba contra un autobús en San José Pinula.

Rivas dijo que aunque siguen varias líneas de investigación, sí han establecido que detrás del ataque, que causó la muerte de dos personas y terror a la comunidad, están pandilleros dedicados a la extorsión.

La Fiscal General, Thelma Aldana, dijo que no se descarta que esa agresión esté relacionada con otra similiar, contra una venta de comida en la zona 6, ya que se usó un artefacto explosivo similar, indicó.

Identifican a primera víctima

A dos días del ataque, el Instituto Guatemalteco de Ciencias Forenses (Inacif), identificó como Pablo de Jesús Hernández, de 68 años de edad, a la primera víctima del ataque. Esa persona falleció dentro del bus por la gravedad de las quemaduras. Hubo necesidad de recurrir a la base de datos de huellas digitales para poder identificarlo.

La segunda víctima fue identificada este lunes en un centro asistencial, donde murió por las heridas y quemaduras. Se trata de Miguel Ángel López López, de 27 años de edad.

Patrón de violencia no es nuevo

En el programa A Primera Hora, el exministro de GobernaciónCarlos Menocal, recordó que en 2011 ocurrió un ataque similar contra un autobús de las Rutas Quetzal. Al comparar el caso con el del domingo, consideró que ahora los grupos pandilleros tiene una mezcla de conocimientos de fabricación artesanal de bombas con elementos digitales.

En la escena del crimen en San José Pinula trascendió que fueron encontrados cables de cobre, una placa de teléfono celular y una batería de moto, lo que hace sospechar a las autoridades que el artefacto fue explotado de manera remota.

Rivas dijo, en las primeras declaraciones tras el incidente, que habría sido una mujer y un hombre los que colocaron la bomba, y minutos después de haberse retirado, se reportó la explosión.

Menocal recordó que la investigación del 2011 los llevó a JutiapaEl SalvadorVenezuela y a Estados Unidos, donde se determinó que otras estructuras criminales capacitaron a los pandilleros.

El exministro opinó que los actos radicales de las pandillas en ocasiones responden por la competencia en el cobro de extorsión de grupos rivales.