Las horas avanzan y se disminuye al mínimo la esperanza de vida. El rescate de las personas que pudieran respirar debajo de toneladas de tierra es casi nulo, por eso decenas de bomberos intensifican la búsqueda.

Seguimos removiendo escombros hay poca esperanza de vida”, explica José Hernández, uno de los paramédicos de los Bomberos Municipales con una pala mientras cava en una área de “prioridad” donde se supone hay sobrevivientes.

Son 72 horas de rescate que finalizarán este domingo a las 21:30 horas.

La tarea es complicada debido a la gran cantidad de tierra que soterró al menos 125 viviendas a las 21:30 horas del 1 de octubre en la aldea El Cambray II, en Santa Catarina Pinula.

El olor a polvo comienza se mezcla con los cuerpos que comienzan a descomponerse debajo de la tierra por lo que algunos rescatistas utilizan mascarillas.

Hay 590 desparecidos, explica David de León, portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), entidad que encabeza el descombramiento.

Decenas de vecinos lucen desesperadas y no ocultan su dolor y frustración por no saber qué pasó con sus familiares. En la morgue improvisada hay 44 cuerpos y 32 ya fueron identificados

Sergio Cabañas, de la Conred, explicó que tienen “varias” áreas prioritarias en donde algunos afectados lograron enviar mensajes de texto desde su celular. “No hemos leído los mensajes, pero ya nos informaron que eran de ayuda y ahí está la prioridad, el tiempo se agota para ellos”, dijo.

La unidad canina de los Bomberos Voluntarios también apoya en la búsqueda de sobrevivientes. “Dos perros entrenados también realizan un rastreo por el área, aunque aún sin resultados”, menciona el socorrista Julio Sánchez.

En medio del panorama desolador y el luto, Josué Coloma, un mecánico de 40 años, observaba el trabajo de los rescatistas que buscaban a sus dos sobrinos, de 11 y 14 años, desaparecidos en el alud.

"Es muy difícil la tarea de rescate debido a lo accidentado del terreno, prácticamente es como si fuera una montaña", señaló Cecilio Chacaj, socorrista de los Bomberos Municipales Departamentales, momentos antes de rescatar a un hombre con vida entre los escombros.

Solidaridad
Tras la tragedia en Santa Catarina Pinula, diversos medios de comunicación, entre ellos Publinews, instituciones públicas y grupos por medio de redes sociales comenzaron a recolectar agua, alimentos y frazadas para los afectados.

En 2014 el invierno causó 29 muertos, dos desaparecidos, 25 heridos, 655 mil 201 afectados y 99 mil 61 viviendas con daños.