En los allanamientos que realizó la Procuraduría General de la Nación con apoyo del Ministerio Público y la Policía Nacional Civil en los alrededores de La Terminal, en las zonas 4 y 9, el vocero de la Policía, Jorge Aguilar mencionó que se rescataron 55 menores, originarios de Quiché y Sololá, quienes eran obligados a mendigar o trabajar en los semáforos en las zonas 1, 2, 4 y 9, como en la Calzada San Juan.

De acuerdo con las autoridades los niños debían pagar Q300 diarios y pagar su hospedaje, de no cumplir con la cuota solo recibían una tortilla, una salchicha y agua. En los lugares donde dormían los menores se localizaron disfraces, líquido para limpiar vidrios y bolas de malabarismo.

Los rescatados tienen entre ocho y 15 años de edad y fueron trasladados al Juzgado de la Niñez, por lo que la Procuraduría ha preparado los albergues para trasladarlos, allí se les brindará apoyo psicológico.

Según el relato de un menor fue contratado para vender flores, en las calles, pero después lo obligaron a pintarse el pelo de plateado para pedir limosna en los semáforos.

La titular de la Procuraduría, María Eugenia Villagrán indicó que la situación en la que se encontraban los niños era “muy humilde”. Las autoridades informaron que con los allanamientos se esperaba rescatar a no menos de 100 menores quienes son explotados.