Cambios en la legislación
Análisis de Abelardo Medina

El bono de productividad se da cuando se alcanzan las metas de recaudación y es aprobado por el directorio, en caso de que se haya cumplido con la proyección de ingresos, pero en este caso no hay criterio para desembolsarlos, pues los bonos se basan en haber logrado las metas, tanto de unidad administrativa como de cada empleado.
A la vez, es necesario recordar los cambios que se deben impulsar a profundidad dentro de la SAT para llegar a los objetivos de recaudación fiscal en los próximos años.
 

Ante los pocos resultados que ha tenido el ente recaudador, pedirán a la Contraloría General de Cuentas revisar la legalidad del pago.

Aunque la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) no ha alcanzado la meta de recaudación fiscal en los últimos cuatro años, en diciembre las autoridades autorizaron desembolsos por Q18 millones a trabajadores.

El pago sirvió para un bono de aniversario por Q600, otro por Q1 mil por Navidad y Q2 mil por eficiencia y desempeño para los 4 mil 500 empleados.

Sin embargo, el reglamento de la SAT resalta que esos beneficios se otorgan en caso de que la recaudación tributaria sea positiva y se cumple con los objetivos.

En una citación en la bancada de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), el intendente de Recaudación, Mario Figueroa, mencionó que desconocía las consideraciones del directorio para otorgar esos bonos.

El diputado Carlos Barreda, de la UNE, mencionó que con la entrega de los bonos se violentó el reglamento interno, por lo que accionará en la Contraloría General de Cuentas y el Ministerio Público para que se revise la legalidad del pago, y si no, que devuelvan los recursos.

Según datos preliminares la recaudación el año pasado cerró en Q49 mil 707.9 millones, quedando por debajo Q4 mil 993 millones de la meta programada para 2014.