La llegada de Juan Manuel Galindo Ortiz a la prisión de Fraijanes II hizo que los presos de esa cárcel tomaran como rehenes al director de ese centro, Oswaldo Pop Velásquez, a 19 guardias y tres repartidores de agua, por al menos 11 horas.

Según información, Galindo Ortiz es acusado de haber asesinado a dos guardias, por lo que la Policía Nacional Civil movilizó alrededor de 400 agentes para controlar el motín.

Además, a la prisión se enviaron elementos del Ejército para evitar fugas, mientras autoridades del Sistema Penitenciario dialogan con los presos.