Dos activistas por los derechos humanos iniciaron este viernes una huelga de hambre en la Catedral Metropolitana para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez, por su presunta participación en los casos de corrupción.

 

"Ya la indignación se nos desbordó", dijo a la AFP Brenda Hernández, activista de la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de Guatemala (UDEFEGUA), en una tienda de campaña instalada frente a la Catedral Metropolitana.

Hernández, que se cubría del sol con un gorro rojo, explicó que la decisión de iniciar la protesta la tomó luego de que el Congreso decidió no retirar la inmunidad a Pérez, alejando la posibilidad de que el gobernante sea investigado por los casos de corrupción.

"Estamos pidiendo la renuncia de Otto Pérez, un símbolo de la impunidad" agregó la activista, quien es acompañada en el ayuno por Gabriela Flores, integrante de la Asociación de Jóvenes para el Desarrollo y Rescate Social (AJODER).