La organización Jóvenes contra la violencia presentó la campaña “¿Quién llega primero en caso de un asalto, un policía o un repartidor de comida rápida?”

El objetivo fue hacer un contundente llamado al Gobierno para que mejore las condiciones de trabajo de la Policía Nacional Civil (PNC), entre ellas el reclutamiento, la formación y capacitación continua a los agentes, aumentar el despliegue e implementar estrategias de seguridad integral con otros ministerios que previenen la violencia.

Como parte de la dinámica con que pusieron en evidencia la respuesta de la PNC los jóvenes colocaron vehículo como señuelo abandonado durante 8 horas en una de las calles con mayor incidencia de robos de la capital.

Jóvenes Contra la violencia

Foto:

El experimento fue documentado en un video que alcanzó más de 1 millón de visualizaciones en Facebook.

Al momento de recoger el vehículo, le habría roto los vidrios y robado el radio. En ese momento se llamó 110, número de emergencias de la policía.

Al colgar esa llamada se marcó a tres cadenas de reparto a domicilio de pizza, hamburguesas y pollo. Intercalado, se dio alerta en otras tres ocasiones a la PNC, para reiterar la denuncia.

Los repartidores de pizza y de hamburguesa llegaron a los 35 minutos. El de pollo a los 40. La policía arribó al lugar de los hechos a los 57 minutos después de reportado el robo.

Jóvenes Contra la violencia

Foto:

Roberto Aguilar, representante de Jóvenes Contra la Violencia, señaló: “En esta oportunidad retamos a la Policía Nacional Civil a vencer a un oponente distinto al crimen organizado y la delincuencia común. El resultado de este experimento ha dejado en evidencia ante la población guatemalteca cómo la corrupción, falta de recursos y condiciones laborales óptimas en Guatemala han dejado a la Policía Nacional Civil sin la capacidad para prevenir y resolver la delincuencia en nuestro país.”

“Para alcanzar la seguridad ciudadana es necesario diseñar e implementar estrategias integrales que van desde la prevención hasta la disuasión”, concluyó Linda Amézquita, representante de Jóvenes Contra la Violencia.