El procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León, inició una gira en el interior del país para comprobar la situación de violencia y le pedirá al Tribunal Supremo Electoral (TSE) el cierre de algunos centros.

El funcionario explicó que de confirmarse el peligro en algunos municipios por la violencia durante las elecciones le pedirá a los magistrados no utilizar esos lugares para emitir el sufragio.

“Intentamos entender cuáles fueron los obstáculos y de las elecciones pasadas”, se refirió De León.
Huehuetenango, Jutiapa, Chiquimula, Zacapa e Izabal son los lugares con mayor peligro.