El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología, e Hidrología (Insivumeh) reportó que inició la disminución de lluvia, lo cual es el efecto de la canícula que afecta al país.

De acuerdo con el director del Insivumeh, Eddy Sánchez, el fenómeno se registra principalmente en la región de oriente, nororiente y la meseta central y se prevé que finalice en la segunda semana de julio.

“Estamos en la transición de la canícula, que es una disminución notable de la lluvia, esperamos que no haya problemas en la agricultura”, explicó Sánchez.

Aunque mencionó que durante este tiempo se pueden presentar lluvias aisladas, no existen registros de fenómenos extraordinarios, como tormentas tropicales.

Sánchez espera que la canícula no se prolongue como sucedió el año pasado, que hubo 40 días sin lluvia.

Ante ese problema, el gobierno decretó estado de calamidad en 16 departamentos, por lo que tuvo que brindar asistencia a más de 20 mil familias.