La mañana del 30 de septiembre del año pasado, Mario Herman Manrique Osorio, de 51 años, tocó con insistencia la puerta de la vivienda de su vecino, Gustavo Ramírez Barrios, en la cabecera de Quetzaltenango.

Cuando Gustavo abrió la puerta escuchó la petición de Mario: "Necesito que me prestes tu carro un momento". Como era su vecino y conocido, accedió.

Ramírez Barrios le alcanzó las llaves de su picop, un Toyota con la matrícula P-833CGK.

Mario usó el vehículo para ingresar de manera ilegal en el estado de Chiapas, en México, ese mismo día, detalla el reporte oficial.

Los policías mexicanos le decomisaron el automóvil y Mario no realizó el trámite para recuperarlo ni entregárselo al propietario, quien hizo la denuncia. La Policía detuvo a Mario Manrique por los delitos de Apropiación y Retención Indebida. Además, valoró la pérdida del picop en Q30 mil.

Lee también:

VIDEO. La comparsa de comunicación da una "probadita" de la parodia estudiantil